Adidas ha presentado su nuevo par de running, totalmente reciclable, «Futurecraft. Loop». La marca ha desvelado en exclusiva su nuevo par de zapatillas deportivas, el baloncesto 100% reciclable de la marca. Hay muchos modelos para todos los gustos, para hombres y mujeres con una variedad de colores.  Willow Smith es la joven embajadora de la pareja que dijo que con Internet y las redes sociales, ahora es posible ver hasta qué punto la contaminación golpea al mundo hoy. Cada pequeño gesto cuenta. Este nuevo par de running translúcido, que ha requerido diez años de investigación, ha sido diseñado para tener una segunda vida, el color transparente es el color original, y luego, a medida que se recicla, será cada vez más oscuro. Futurecraft Loop consiste principalmente en TPU, termoplástico completamente reutilizable. Para la suela y los acabados, el pegamento se abandona en favor de una soldadura caliente. Los clientes de la marca pueden llevar su pareja al final de su vida útil directamente a la tienda: ésta será lavada, triturada y fundida para dar vida a un nuevo par. 

La marca de Adi Dassler nos propone aquí un nuevo proceso de creación, dedicado a la durabilidad, implicando un único material plástico que puede ser manipulado en diferentes formas, entre ellas, el Knit, el refuerzo del talón, las tres bandas, la barra de torsión o la suela Boost. Diseñada exclusivamente a base de TPU soldado (material sintético pero 100% reutilizable), la Futurecraft Loop responde a los 2 principales frenos relacionados con el reciclaje: la mezcla de las fibras y la unión de los componentes. Lavadas y luego trituradas, se fundirían para recrear los componentes de un nuevo par. Una revalorización completa de los zapatos donde las posibilidades de reacondicionamiento serán infinitas. Somos muy conscientes de estas estadísticas edificantes. La moda (que abarca textiles, prendas de vestir, cuero y calzado) ocupa el segundo lugar después de la industria del petróleo. Responsable del 20 % de la contaminación del agua mundial y del 10 % de las emisiones de carbono, estas últimas podrían aumentar un 60 % de aquí a 2030 si las prácticas no cambian.