El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo y en Francia hay 800.000 personas afectadas. Pero unas 400.000 personas con la enfermedad no están diagnosticadas ni tratadas. No hay tratamiento, pero con una detección temprana se puede evitar la ceguera.

Hoy en día se ha creado HOPES y, por lo tanto, se puede hacer en casa, lo que facilita mucho el cribado y el tratamiento.
HOPES (Home Eye Pressure E-skin Sensor) es un dispositivo biomédico portátil que permite realizar pruebas caseras de la presión intraocular, sin ningún tipo de dolor y a un coste mucho menor que las técnicas actuales.

Gracias a los sensores y a la inteligencia artificial, HOPES permitirá medir la PIO con regularidad y sin ayuda externa.

HOPES es un guante que el usuario se pone, equipado con un sensor. El usuario sólo tiene que presionar el centro del párpado hasta que oiga la notificación "prueba completada".

El sensor puede capturar datos de presión dinámica con una precisión inferior al milisegundo. Estos datos se procesan mediante algoritmos de aprendizaje automático para calcular de forma continua y precisa la PIO de los usuarios con una exactitud inferior a un milisegundo.


A continuación, las señales son analizadas por la IA y proporcionan una tensión precisa en tiempo real.

A continuación, se presenta a los usuarios en dispositivos como un smartwatch u otras plataformas acopladas, o se sube a la nube para que los médicos puedan acceder a ella de forma remota, a través de esta conexión los médicos pueden acceder a los datos del paciente también en tiempo real.