Mientras que su forma más leve implica una ligera y casi imperceptible deformación del pabellón auricular, en algunos casos se limita a un pequeño trozo de cartílago o incluso no existe. La enfermedad puede afectar a uno o a ambos oídos, y suele afectar a la audición del paciente.

El equipo de Arturo Bonilla, fundador y director del Instituto Americano de Microtia-Deformidades Auditivas Congénitas, fabricó el 2 de junio un trasplante de oreja humana mediante una impresora 3D. El implante, denominado AuriNovo, ha sido desarrollado por 3DBio Therapeutics, una empresa de biotecnología especializada en medicina regenerativa. El procedimiento podría convertirse en una alternativa menos invasiva a la cirugía que se ofrece habitualmente a los pacientes con microtia.

Los científicos tomaron muestras de condrocitos de los oídos sanos de los pacientes. A continuación, los cultivaron en el laboratorio y los mezclaron con biotintas a base de colágeno. Las biotintas son mezclas de células que se utilizan para imprimir tejidos vivos en impresoras 3D. El colágeno es una fibrina muy abundante en el oído.

Por otro lado, modelaron la oreja sana de un paciente y, dada la simetría, tomaron la orden de construirla en una impresora precargada con una mezcla de células y biotinta. La cáscara utilizada para mantener el implante en su lugar es biodegradable, por lo que acabará siendo absorbida por el paciente. Durante este periodo, las orejas maduran gradualmente. Sin embargo, la oreja no es la única parte del cuerpo que está formada principalmente por cartílago, por lo que los implantes basados en esta técnica sirven para otros fines.

Por ejemplo, los autores del estudio creen que podría utilizarse para tratar otra parte del cuerpo, como la rodilla o el hombro.

Los implantes de oído de este tipo se utilizan mejor para tratar a las personas con microtia. Se trata de un trastorno congénito que se da en aproximadamente 1 de cada 5.000 nacimientos, generalmente en una de las dos orejas, más en los niños que en las niñas. Se cree que esto puede estar relacionado con la reducción de la ingesta de folato durante el embarazo, aunque las razones principales no se conocen del todo. La única certeza es que estos implantes pueden mejorar mucho la calidad de vida de los pacientes y afectar positivamente a su autoestima. 

Este ensayo clínico también puede permitir que esta nueva tecnología se extienda a otras áreas terapéuticas, según Daniel Cohen, fundador y director general de 3DBio Therapeutics.

El origen: hipertextual.com