Conscientes de la riqueza de sus recursos humanos, quieren destacar los talentos ocultos del equipo.

DIPI = “detectar, idear, prototipar y implantar”.
El objetivo del DIPI es crear un taller de innovación divertido para las empresas que quieran dedicarse a la innovación. Los directivos deben dar a los empleados la oportunidad de demostrar de qué son capaces fuera del lugar de trabajo.

Las sesiones están formadas por equipos de 60 personas que presentan unos 500 proyectos. A continuación, se seleccionan los 12 proyectos más interesantes y se eligen los 3 mejores para su desarrollo.

El proyecto es ideal para hacer aflorar la imaginación de los empleados del mundo empresarial que realmente quieren invertir en innovación. Todo el proceso se lleva a cabo en un entorno relajado y de juego. Esto fomenta la escucha y el intercambio dentro del equipo.

Por otro lado, también es beneficioso para la empresa ya que hay una mejora en el negocio.
Igualmente, ofrecen otras sesiones en un entorno diferente con reglas distintas, como la sesión OutFinder, que es una aventura emocionante.
En definitiva, cuando se escucha a los empleados, hay un verdadero esfuerzo por evolucionar. 

Fuente: Innovaspain.com